Un Ciclo más de la Industria Petrolera - Alame - Alame

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Un Ciclo más de la Industria Petrolera

Alame
Publicado por en Noticias Alame ·
El reconocido empresario de la industria petrolera y Miembro del Comité Directivo en la Asociación Latinoamericana de Minería y Energía ALAME, Luis Giusti, en una reciente entrevista se pronunció sobre la actual situación del sector petrolero y manifestó que “Sin duda la causa estructural ha sido una sobreoferta de crudo en el orden de 1 millón de barriles por día (bpd). Sin embargo, esa sobreoferta viene existiendo desde hace unos tres años, pero antes, desde el 2011 cuando Arabia Saudita había quebrantado la unión de la OPEP actuando por sí sola, fue gradualmente convirtiéndose en el gran modulador del precio abriendo y/o cerrando producción entre 9,8 y 10,2 millones de barriles por día para mantener el precio en 100 $/barril. Es más, cada vez que se avecinaba una reunión de OPEP, el Ministro Saudita de Petróleo, Ali Naimi, hacía un “pre-empting” declarando públicamente que todo estaba bien, que el precio de 100 $/barril era bueno para todo el mundo y que no se requería acción ninguna. Lo que ocurrió en esta ocasión, cuando se avecinaba la reunión de la organización el 27 de Noviembre, fue que los Sauditas simplemente guardaron silencio. Además, sus acciones hablaron por ellos, cuando descontaron los precios de sus crudos. Habría bastado un cierre de unos 800.000 barriles por día para que los precios se mantuvieran, pero la combinación de una reunión de OPEP insulsa y la posición de Arabia Saudita, provocó el derrumbe de los precios. Todo parece indicar que las decisiones de los Sauditas fueron para proteger su “market share” especialmente en USA, donde el volumen de petróleo importado se ha venido reduciendo y donde ellos compiten con México, Venezuela y África Occidental. Un comentario final es que muchos se equivocan al suponer que la baja de los precios aniquilará al Shale Oil en USA, porque la mayoría de los actores importantes allí ya pagó por sus tierras y por sus taladros, además de haber hecho “hedging” de su producción y pueden aguantar precios bajos por bastante tiempo”.  

De acuerdo con algunos análisis que diferentes expertos han realizado,  esta es una situación coyuntural. Así mismo, Luis Giusti considera que “Esto es un ciclo más del mercado petrolero, en especial porque los precios han caído demasiado rápido. En apenas tres meses el precio ha caído en más de 50%. Cuando eso ocurre hay un desincentivo total para acumular inventarios, lo cual se constituye en una promesa de que no tardará mucho un repunte. Si a ello se le suman las consideraciones políticas, habría que decir que es probable que la OPEP o Arabia Saudita sola decidan cortar producción, además de mucho aumento de producción retrasado en Rusia y posiblemente en Brasil. Hacia finales de año se anticipa un aumento de demanda del orden de 1,4 millones de bpd, por no hablar de la crudeza del actual invierno en el hemisferio norte, que podría tener incidencia antes de lo que se estima. Hay que esperar y observar, porque solo el tiempo lo dirá. Se pueden pronosticar con precisión la oferta y la demanda, pero es difícil pronosticar actitudes e intenciones de los seres humanos”.

Con respecto a las acciones que podrían tomar los países petroleros OPEP y no OPEP para modificar esta tendencia, Giusti  precisó que “los países petroleros de la OPEP podrían decidir reunirse de nuevo y programar y distribuir un recorte. Los países petroleros no-OPEP no harán nada, porque siempre producirán al máximo posible, en especial si los precios son más bajos. En la historia de los últimos 20 años, solamente México y Rusia han sido convocados a colaborar, pero es muy poco o casi nada lo que han hecho en cuanto a cierres de producción”.

De acuerdo con su experiencia en el sector, considera además que la industria petrolera continuará su camino fortaleciéndose, desarrollando nuevas tecnologías y estimulada por el ingenio humano, aumentando su producción para satisfacer las necesidades de energía del mundo: “No hay que olvidar que el petróleo y el gas natural satisfacen casi un 65% de las necesidades de energía primaria del mundo.
Aunque los países petroleros sufren una cuantiosa merma en sus ingresos por exportaciones, la otra cara de la moneda es que las economías de todos los países se benefician al contar con energía más barata. Pero ese efecto no es inmediato, debido a que la cadena del petróleo y el gas natural es larga y tiene elasticidad.
Por su parte las empresas petroleras sin excepciones, están haciendo lo mismo que han hecho a lo largo de la historia, y es reducir costos en la medida de lo posible, incluyendo revisión de las políticas de dividendos, a fin de proteger hasta donde se pueda los márgenes de rentabilidad. Los países petroleros están revisando sus presupuestos y recortando hasta donde puedan, tratando de proteger los programas de mayor prioridad. El resto del mundo aspira beneficiarse de precios de energía más bajos”.

En el caso específico de Venezuela, y en especial sus contratos de suministro a terceros países, Giusti asegura que más allá de la difícil situación económica que  el país pueda estar pasando, éste seguirá produciendo unos 2,5 millones de bpd, y en consecuencia continuará siendo un actor muy importante en el balance petrolero global.    

En el caso de Colombia considera que las condiciones tributarias del sector petrolero en Colombia no son adversas. “De hecho, la regalía es baja y el impuesto sobre la renta es el mismo que el del sector industrial. Muchos otros países imponen tributos mucho más altos al petróleo. Colombia sigue su marcha petrolera con paso firme. Otra cosa diferente es la geología, y si se le compara con Venezuela y México que son dos gigantes petroleros, a Colombia se le ve pequeña. Pero en Colombia el marco institucional, el contrato y el respeto al contrato, y grado de inversión del país han hecho que el país sea competitivo”.

Con respecto a la inestabilidad en el precio del dólar, en Colombia la divisa ha subido más que en otros países. Esto implica sin duda mayores ajustes en la economía del país, sobre lo cual manifiesta que “Colombia es un país con una economía muy diversificada, y aunque el ingreso petrolero genera grandes cantidades de dólares, que por ahora se ven mermados, el reto del Banco de La República es evitar que el Peso Colombiano se aprecie demasiado porque afectaría a muchos otros sectores de la economía nacional, en especial otros rubros de exportación, al tiempo de incentivar las importaciones. Pero esa pregunta se la dejo a las autoridades del Ejecutivo Nacional y del Banco de la República, que son quienes tienen a su cargo las difíciles tareas de coordinar la economía del país”.





sin comentarios


www.alame.org / comunicaciones@alame.org
Regreso al contenido | Regreso al menu principal